Ser simpático al negociar puede volverse en tu contra

0
56

Dicen que una buena negociación es aquella en la que, al finalizar, todos consideran que han salido ganando. Para alcanzar ese objetivo, las estrategias son casi infinitas: algunas son intuitivas, como informarse sobre la otra persona antes de sentarse a negociar; otras no lo son tanto y pueden llevarnos a cometer errores importantes, como ser cercano y amigable. Aunque cabría esperar que esta es una actitud deseable, lo cierto es que puede perjudicarte a lo largo del proceso. La investigación más reciente sobre este asunto desgrana algunos detalles novedosos sobre cuál es la forma de comunicarse más efectiva para conseguir tu objetivo.

Seguir leyendo.



Enlace original de la notícia

Comente con Facebook