Regresó la casta a la Plaza México… y el viento

0
40



Aunque el posmoderno sistema taurino pretende olvidarlo, la castaen bestias y en hombres constituye la verdadera aristocracia de la tauromaquia, no la bondad ni la docilidad, sino la conservación de la casta, de un linaje tan evidente como evitado, de una pureza de sangre que suele traducirse en bravura exigente, en comprometedor encuentro sacrificial de bestias y diestros. Por eso los toreros no quieren la casta y los públicos ya no saben exigirla ni valorarla.



Source link

Comente con Facebook