Los conservadores británicos se lo juegan todo a la carta de Johnson

0
31

Un adelanto electoral tiene siempre algo de salto al vacío. Los ministros, los altos cargos, los intereses creados desde una posición de poder y el propio partido político cierran los ojos, dan la mano a su candidato y rezan porque haya una red al fondo que les impulse más arriba de donde saltaron. La afinidad ideológica de los votantes se da por descontada. Son otros factores los que han convencido en esta ocasión al Partido Conservador y Unionista del Reino Unido de que jugárselo todo a la carta de Boris Johnson era una buena idea. Cuatro, en concreto. En primer lugar, la radicalidad los afiliados. Ya no hay lugar para la tibieza. Cada uno de los 635 candidatos que presenta la formación es un firme convencido de las bondades del Brexit. «Aproximadamente cada 70 años, el Partido Conservador se divide en torno a una cuestión fundamental. En la década de 1840 fue el debate sobre el libre comercio y el proteccionismo, con las Leyes del Maíz. La misma polémica surgió durante 1910-1920. Desde 1990, Europa ha sido el gran asunto. Este partido siempre ha sido una coalición entre los intereses empresariales y el sentimiento patriótico. Y en estos momentos, la mayoría de los afiliados pertenecen a la línea dura«, explica Paul Goodman, director de ConservativeHome, una página web de lectura obligatoria para entender qué se cuece entre los tories.

Seguir leyendo.



Enlace original de la notícia

Comente con Facebook