Fernando Llanos expone “un choque de dos mundos” en Morelia

0
55



La noche del miércoles 18 de mayo de 2016, un camión repartidor de la refresquera Coca-Cola en llamas alumbró poderosamente la oscuridad del municipio de Nahuatzen, en el corazón de la meseta purépecha. Mediante la llamativa destrucción del vehículo y el de una camioneta de la Comisión Federal de Electricidad, la población protestó por el incumplimiento gubernamental de entregarles uniformes, armas y patrullas para formar su propia guardia ciudadana con el fin de defenderse del crimen organizado.



Source link

Comente con Facebook