Bolivia como síntoma

0
106

Bolivia se convirtió este domingo en un símbolo. La renuncia de Evo Morales es el síntoma del agotamiento de un modelo que había generado una fuerte contestación social y al mismo tiempo la preocupante demostración de que el poder en América Latina depende aún hoy de las Fuerzas Armadas. La grave convulsión por la que atraviesa el país desde las elecciones del pasado 20 de octubre describe sus propias dinámicas, es un reflejo de su historia reciente, pero al mismo tiempo las trasciende. Lo que ha sucedido afecta a los valores de la democracia, de un lado y de otro, ya que en este proceso estaban en juego un estilo de gobierno, pero también el ejercicio de una oposición responsable.

Seguir leyendo.



Enlace original de la notícia

Comente con Facebook