Un juego para no temer las (temidas) reuniones

0
91

Son las 9:45 y un aviso en el calendario te sacude de tu somnolencia matutina: en 15 minutos hay reunión. Y de las gordas. Vienen los clientes, los jefes se ponen de largo y hay que sacar ideas decisivas en una mañana que no pinta divertida. En tu cabeza ya visualizas quién hablará primero, quién no hablará nada y quién probablemente acabe convenciendo a todos. Esa misma tarde durante el café, te enterarás de las ideas brillantes que se quedaron por el camino porque algunos de sus autores prefirieron no compartirlas, ya fuera por vergüenza, falta de seguridad o imposibilidad de turno de palabra.

Seguir leyendo.



Enlace original de la notícia

Comente con Facebook