El asesinato de dos estudiantes en Ciudad de México en una semana pone en alerta a la capital

0
113

Leonardo Avendaño tenía muy claro que quería ser cremado. Su madre había fallecido hace dos meses y él, seminarista y estudiante de maestría, decidió mientras la velaba que ese debía ser también su destino. Una decisión aparentemente prematura entonces, tenía solo 29 años. Este miércoles apareció su cadáver abandonado en la parte trasera de su camioneta Chevrolet Trax, en un paraje boscoso del sur de la capital mexicana (en Tlalpan). Fue encontrado, según ha asegurado la prima de la víctima a EL PAÍS, con golpes y una marca de asfixia en el cuello. Aunque la familia no ha tenido acceso todavía a la autopsia, la fiscalía apunta a que fue asesinado. Su caso y el de otro joven en apenas una semana —el de Norberto Ronquillo (22 años)—, ha sacudido los demonios de Ciudad de México, donde hacía años que el secuestro había desaparecido de la principal preocupación de la clase media y alta. Y ha puesto en la mira la capacidad del Gobierno, liderado por Claudia Sheinbaum, para combatir la inseguridad e impunidad en la capital del país.

Seguir leyendo.



Enlace original de la notícia

Comente con Facebook