La campaña electoral argentina se peroniza

0
67

Ni Mauricio Macri ni Cristina Fernández de Kirchner, los dos opuestos que hoy capturan toda la atención política de Argentina, tenían apoyo suficiente para ganar solos. Su debilidad -en el primer caso por la crisis económica y en el segundo por las causas judiciales por corrupción– ha provocado alianzas impensables meses atrás. Primero sorprendió Fernández de Kirchner al anunciar que se postulaba como vicepresidenta de Alberto Fernández, que pasó de ser su ex jefe de Gabinete a uno de sus mayores críticos antes de la reconciliación. Ayer, golpeó el tablero Macri al elegir como segundo al peronista Miguel Ángel Pichetto, espada del kirchnerismo en el Senado antes de alejarse hacia un peronismo moderado. «Se impuso el pragmatismo sobre posiciones ideológicas más rígidas», analiza Eduardo Fidanza, director de la consultora Poliarquía. El peronismo acapara otra vez la agenda política argentina

Seguir leyendo.



Enlace original de la notícia

Comente con Facebook