La sobrepoblación pone en riesgo a las cárceles argentinas

0
59

Argentino Peloso Iturri tenía 38 años y llevaba preso desde los 18, acusado de matar a un policía. El 8 de abril de 2008, sus carceleros informaron a las autoridades de un caso de «muerte súbita» y entregaron el cuerpo de Iturri a su familia. El 20 de marzo pasado, un tribunal condenó a prisión perpetua a ocho agentes penitenciarios por torturas continuas. La sentencia, sin precedentes, puso luz sobre la violencia en las cárceles argentinas, un sistema sobrepoblado propicio para todo tipo de violaciones a los derechos humanos. Un informe de la Procuración Penitenciara advierte que la política punitiva oficial ha desbordado las prisiones y urge a buscar soluciones «alternativas» al encierro.

Seguir leyendo.



Enlace original de la notícia

Comente con Facebook