Un cálculo político y un delito probado

0
66

La llegada de un nuevo Gobierno hace ya nueve meses que quiere ajustar los acuerdos de paz firmados con la guerrilla de las FARC para recomponer el tribunal de justicia transicional, entre otras estructuras en la que se soporta el acuerdo del fin del conflicto firmado por el expresidente Juan Manuel Santos, ha terminado por someter a los jueces a la más dura presión política. También a cometer serios errores en el camino, en su mayoría inducidos por el fiscal saliente como lo prueba la recaptura, horas atrás, de Jesús Santrich, quien claramente se ve cometiendo un delito desde hace un año sin que la justicia ordinaria asumiera su proceso como le correspondía.

Seguir leyendo.



Enlace original de la notícia

Comente con Facebook