Miedo, fiesta y represión: una pelea cubana contra el demonio

0
68

Más reprimidos que nadie, en un país en el que durante 60 años la represión se ha repartido puntualmente por cuotas como otro alimento subvencionado por el Estado, la comunidad gay cubana salió el sábado a marchar por sus derechos a lo largo del Paseo del Prado de La Habana Vieja sin ninguna autorización oficial, rodeados de policías, amenazas, corresponsales de prensa extranjera y malos augurios. No hay noticias de que en la antediluviana república castrista haya ocurrido anteriormente un desacato público de esta índole, organizado por algún grupo representativo de la sociedad civil.

Seguir leyendo.



Enlace original de la notícia

Comente con Facebook