“Es como volver a los tiempos de la guerra”

0
91

En el exterior de la mezquita Jumma de Kochchikade, en el noroeste de Colombo, un grupo de fieles musulmanes se afana en colocar banderas blancas —el color del luto— y un gran cartel, que condena los atentados del pasado domingo en Sri Lanka y expresa sus condolencias a las familias: “Seguiremos unidos como una piña”, concluye. A muy pocos metros, a la vuelta de la esquina, la familia de Ravindran Fernando, de 61 años, le está dando su último adiós. El señor Fernando murió en la explosión de la vecina iglesia de San Antonio, una de las 359 víctimas mortales de la cadena de ataques que ha dejado también más de 500 heridos.

Seguir leyendo.



Enlace original de la notícia

Comente con Facebook