Nuevas fosas clandestinas en México reviven la angustia y el dolor

0
116

Rosalía Castro se enteró del hallazgo el miércoles, por las noticias. Le cayó de sorpresa. «Enseguida», dice, «me pregunté por el número, lo de 36». Rumió si acaso no eran demasiadas fosas, si no las habían encontrado, ubicado, marcado, demasiado rápido. Sospechó. Pensó en la tierra de Veracruz, que «es toda arena». «No puedes guiarte por un hundimiento», subraya a este diario en una entrevista por teléfono. «¿Cómo lo hicieron, cómo detectaron 36 fosas tan rápido, cómo están tan seguros de que son fosas? ¿Fueron con los perros, con las varillas?».

Seguir leyendo.



Enlace original de la notícia

Comente con Facebook