¿Robots con remordimientos?

0
99

Tiago se mira por primera vez al espejo. Tras varios movimientos con su único brazo lo confirma: “soy yo”, dice alto y claro el robot blanco y negro de 1,50 metros de altura. Dos años después de comenzar sus investigaciones con el proyecto Selfception, el científico Pablo Lanillos ha conseguido que los androides sean capaces de reconocerse a sí mismos.

Seguir leyendo.



Enlace original de la notícia

Comente con Facebook