Talíria Petrone, abanderada de los ausentes en el Congreso de Brasil

0
72

Las torres de viviendas de São Paulo tienen un ascensor para los vecinos (social, lo llaman) y otro de servicio. Incluso las más nuevas. No es lo único que llama la atención al reciben llegado. Los elevadores de los edificios públicos de la metrópoli incluyen la advertencia de que la ley impide discriminar a nadie por la raza, sexo, edad, aspecto… Son recordatorios de una segregación que persiste. El Congreso es otro espacio que, como los ascensores sociales, se parece poco al Brasil que representa. Talíria Petrone, de 33 años, es una rareza en esos espectaculares pasillos modernistas de Brasilia. Pero “van a tener que acostumbrarse a ver a una mujer negra andando por aquí”, como ella misma tuiteó el día de su estreno. Esta profesora de historia acaba de estrenar un mandato de cuatro años como diputada por Río de Janeiro.

Seguir leyendo.



Enlace original de la notícia

Comente con Facebook