Cambios en el trabajo: por qué dan miedo y cómo afrontarlo

0
56

Llevamos en el ADN la resistencia al cambio. Está en los aforismos que definen nuestra cultura: los refranes. Más vale malo conocido que bueno por conocer. Virgencita que me quede como estoy. Preferimos estar mal a la posibilidad de estar peor. La seguridad de lo conocido antes que los beneficios que podría traer lo nuevo. Y se aplica a casi todos los aspectos de la vida, también al laboral. Los cambios en el trabajo son especialmente delicados, sobre todo cuando no es el trabajador quien ha decidido llevarlos a cabo. ¿Qué es lo que puede producirnos rechazo en una situación nueva? Tiene mucho que ver con nuestra capacidad de percibir el entorno conocido como seguro y las experiencias aprendidas. Y es importante entenderlo porque la capacidad de adaptarse rápida y fácilmente se ha convertido en una ventaja competitiva.

Seguir leyendo.



Enlace original de la notícia

Comente con Facebook