Una mujer desconecta y deja morir al paciente equivocado por un error en el nombre

0
714

Dicen que la vida cambia en un instante. Pero en el caso de Shirell Powell fueron necesarios dos. El primero, cuando desde el Hospital St. Barnabas, Nueva York, le informaron de que su hermano menor, Frederick Williams, había sido ingresado con serios riesgos vitales. Tras dos días de pruebas, decretaron que su estado era muerte cerebral. Los médicos preguntaron a Powell si quería desconectarlo, en vista de que no existía la posiblidad de recuperación. La mujer de 49 años decidió acabar con la espera. Llamó a las hijas adolescentes de Frederick y a su otra hermana para que se despidieran. Cuando estaban coordinando los preparativos del funeral, llegó el segundo instante. El médico forense le notificó que a quien habían desconectado no era a su hermano, sino a otra persona de la misma edad y con —casi— el mismo nombre. Su hermano estaba vivo, en una cárcel.

Seguir leyendo.



Enlace original de la notícia

Comente con Facebook