El Gobierno belga se tambalea por una disputa sobre inmigración

0
65

El conflicto en torno a la firma del pacto migratorio auspiciado por Naciones Unidas amenaza con hacer saltar por los aires la coalición de cuatro partidos que gobierna Bélgica. La derecha nacionalista flamenca de la N-VA, la formación más votada del país, se niega en redondo a rubricar el acuerdo a pesar de su carácter no vinculante. Enfrente, los liberales francófonos del primer ministro, Charles Michel, han dejado claro que Bélgica estampará su firma en el mismo tal y como se comprometió a hacer.

Seguir leyendo.



Enlace original de la notícia

Comente con Facebook