ADN, la memoria viva de las víctimas de la dictadura de Stroessner

0
63

“¿Quién iba a creer que si donás una gota de sangre van a encontrar a tu papá desaparecido hace 40 años?”, se preguntaba Silvia Beatriz Potenza, hija del bibliotecario del Congreso argentino José Agustín Potenza, a quien la Policía paraguaya y uruguaya secuestró junto a la militante italoargentina Rafaela Filipazzi en el hotel Hermitage de Montevideo, en junio de 1977. Sus restos fueron encontrados en una comisaría de Asunción, donde ambos fueron torturados antes de morir. Silvia se quedó muda cuando la llamaron en 2017 para contarle que su padre había sido identificado en Paraguay.  Esta historia, así como otras tres identificaciones realizadas en Paraguay no habrían sido posibles sin el trabajo que desde 2006 realizan desde la dirección de Memoria Histórica del ministerio de Justicia paraguayo, junto al Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).  Un esfuerzo que resultó este miércoles en la presentación en Asunción del primer perfil genético de la población paraguaya.

Seguir leyendo.



Enlace original de la notícia

Comente con Facebook