La verdad sobre el asesinato de Stefano Cucchi

0
119

La noche del 21 de octubre de 2009, Stefano Cucchi, un aparejador y toxicómano romano, detenido siete días antes por trapichear con un par de gramos de coca y algo de hierba, murió en una cárcel romana. Estaba delgado como un papel de fumar, tenía dos vertebras rotas, todo el cuerpo amoratado y llevaba días suplicando que le trajesen sus pastillas para la epilepsia. Durante los siete días de arresto dio tumbos por centros de internamiento y calabozos y su familia no pudo visitarle. La escueta nota de la autopsia no señalaba a ningún responsable. Los centenares de horas de procesos, 10.000 páginas de sumarios y 140 personas que tuvieron contacto con él durante esas horas no ayudaron a concluir lo que era evidente. Este jueves, por primera vez, uno de los carabinieri que presenció la brutal paliza que lo mató lentamente durante una semana ha acusado a los responsables.

Seguir leyendo.



Enlace original de la notícia

Comente con Facebook