El huracán Michael deja un rastro de destrucción a su paso por Florida

0
91

Es imposible mayor oscuridad. La noche parece más noche cuando no se ven casas iluminadas. Cuando no hay una luz encendida en una cocina a la hora de la cena. A ratos se ven los faros de algún coche saliendo en dirección contraria a Tallahassee, hacia el este del Estado de Florida, tratando de abandonar la ciudad en el último momento. Vehículos casi parados, temerosos de que al avanzar un metro más, el lago en que se ha convertido la carretera sobre la que circulan, de repente, se convierta en un profundo agujero que se los trague.

Seguir leyendo.



Enlace original de la notícia

Comente con Facebook