El criminal de guerra que pide asilo en el país al que arrebató 10 vidas

0
120

Veinticuatro años pueden ser un suspiro para la memoria de un país. Lo ha comprobado el criminal de guerra ruandés Bernard Ntuyahaga. Una vez cumplida la condena de 20 años por su participación en el asesinato en 1994 de 10 soldados belgas que formaban parte de una misión de paz de la ONU en el país africano, el  que fuera comandante del Ejército ruandés ha sido trasladado desde la cárcel a un centro cerrado. Allí, mientras aguarda noticias sobre su futuro, ha tramitado una petición de asilo a las autoridades belgas para evitar ser devuelto a Ruanda. En su lugar, pretende obtener permiso para marcharse a Dinamarca, donde viven su mujer y su hijo.

Seguir leyendo.



Enlace original de la notícia

Comente con Facebook