Paga su propio funeral, pero no se murió

0
138


En 2015, Julie Shann, fue diagnosticada con cáncer de pulmón en etapa terminal por su médico de cabecera.

Ante la triste noticia y final anunciado, la mujer británica de 55 años, decidió no dejar un problema a su familia con los gastos del funeral. Es así que tan pronto como le fue posible, Shann vendió absolutamente todas sus pertenencias de valor y reunió el dinero para que, llegada su muerte su familia no tuviera que preocuparse por los servicios fúnebres.

Pese a todo pronóstico, un mes después Julie seguía viva. Sólo un mes después los médicos del hospital Hull Royal Infirmary, ubicado en la ciudad de Kingston, le dijeron a Shann que su médico de cabecera se había equivocado y que ella en realidad no padecía ningún tipo de cáncer.

“Durante un mes me hicieron pensar que me estaba muriendo y que tenía que planificar mi propio funeral, fue absolutamente desgarrador”, dijo Shann a The Daily Mail.

La mujer fue a ver a su médico para preguntarle por qué había cometido un error así, pero este no quiso ni hablar con ella y llamó a la Policía (¡se lo tenían que llevar preso a el!!!) para que la expulsaran del centro hospitalario, relató Shann, quien dice que solo quiere recibir una explicación acerca de lo que ocurrió.

“Merezco respuestas por lo que me hizo pasar”, señaló la británica



Enlace original de la notícia

Comente con Facebook