Nicaragua entierra a los muertos de la matanza en Jinotepe y Diriamba

0
119

Los lamentos cubrían el cementerio de Jinotepe la mañana del martes, cuando comenzaron a sepultarse las víctimas de la brutal represión del fin de semana. Los familiares de José María Narváez lloraban sobre el ataúd del hombre, mientras a su alrededor la gente gritaba “¡presente!” “¡presente!”, una consigna de resistencia. Él es una de las 21 víctimas mortales de la peor matanza desatada en Nicaragua en tiempos de paz, cuando la madrugada del domingo grupos irregulares armados y a órdenes del presidente Daniel Ortega atacaron este poblado y la vecina Diriamba. Los lamentos se unían al dolor que desde hace 85 días enluta a este hermoso país de volcanes, que llora ya 351 muertos según el más reciente informe de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANDPH)

Seguir leyendo.



Enlace original de la notícia

Comente con Facebook