18 años con una hija robada

0
190

El 10 de julio de 1998, Gloria Williams entró en un hospital de Jacksonville (Florida) disfrazada de enfermera, persuadió a una madre de que le dejase a su hija nacida unas horas antes, la metió en una bolsa y se la llevó a su casa en Carolina del Sur para convertirla en su propia hija durante los siguientes 18 años. La niña creció sin saber que su cariñosa madre, Gloria, no era su verdadera madre. Que la había robado.

Seguir leyendo.



Enlace original de la notícia

Comente con Facebook