Las ciudades rotas de los Balcanes

0
224

La convivencia en los Balcanes saltó por los aires a principios de los noventa. Vecinos de toda la vida se vieron de pronto en trincheras opuestas, apuntándose con un fusil. Casi tres décadas después, en algunas zonas todavía se mantienen las barreras étnicas. Los niños van a colegios distintos, los mayores acuden a cafeterías diferentes y utilizan matrículas y códigos postales propios, aunque vivan en la misma ciudad. Lo que se rompió no volvió a componerse.

Seguir leyendo.



Enlace original de la notícia

Comente con Facebook