La guerra de los Pho

Por: Emiliano Castillo Olachea

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

En la mayoría de los casos, muchos de los lugares que visito son gracias a ustedes que publican; pregunto, investigo, leo. A veces a la persona quien relató su historia le doy doble credibilidad sobre todo si la conozco y sé cómo y qué come en su casa.

Así me pasó con Saigon Vietnamese Gourmet, un restaurante de comida vietnamita ubicado en la Macroplaza del Mar, al sur de la ciudad en esta Ensenada de Todos los Santos.

MI amiga solo publicó una fotografía y la frase ¡ya se me antojó otra vez! Y con eso tuve, la conozco y sé cuán quisquillosa es, sí, así como yo comprenderé. Y corrí, volé y me aceleré.

Me acompañaron tres comensales, el de rigor y dos  agregados culturales; alguna vez escribí que no me gusta llevar ¨escolta¨ pero antojados como yo me siguen y ni cómo decirles que no, sobre aviso no hay engaño.

Este espacio está ubicado entre una institución financiera y un restaurante de comida que no conozco, tiene un anuncio luminoso sumamente visible. Quiero pensar, porque no investigué, que es reciente apertura, puesto que me percaté de algunos detalles típicos de un nuevo negocio, escribí detalles no deficiencias.

Primero llegamos dos de cuatro viajamos en naves separadas, el resto aún en camino no les di mi lujo de esperarles, estaba que moría de hambre.

Aproximadamente doce mesas, algunas con booths, la mayoría colocadas en el salón y otras en un espacio separado o dividido dentro de la misma área, como privados por llamarles de alguna manera. Una barra muy moderna, muy iluminado, climatizado y limpio; que ya es un plus.

20170501_144957

 

El menú tiene de chile, dulce y de manteca, sin ofender, y honestamente no es gourmet. Está dividido en bebidas y entradas. Para tomar hay casi de todo y las entradas están catalogadas por alitas, otras opciones, comida, pho, cocina coreana, rollos, arroz frito, platillos especiales, pollo, puerco, mariscos y menú niños, literalmente. Y cada una de estas alternativas posee entre dos y hasta seis opciones distintas.

Llegó el resto de la tropa y nosotros habíamos ordenado, pero terminamos comiendo lo mismo (la razón de la visita) aunque en diferente versión: Pho.

Dos de chuleta de puerco, uno de camarones y otro de carne de res. Y como tenía un apetito voraz claudiqué ante una orden de rollos primavera y rollos de verano.

Fuimos atendidos en tiempo promedio, había veinte personas más menos, dos jóvenes camareros amables, simpáticos, serviciales y con una experiencia muy  pero muy elemental por no decir nula.

Después de una muy breve espera, en un carrito  de servicio (bar) llegaron los rollos, Los primavera fritos, demasiado fritos para mi gusto, acompañados de una salsa agridulce y los  de veranos muy vietnamitas con la hoja de arroz, rellenos de vegetales y acompañados de una salsa de cacahuate espesa y perfumada muy equilibrada y llena de sabor.

20170501_151159 (2)

Rollos primavera

20170501_151144

Rollos de verano

 

El pho es un plato monstruoso para una persona comelona como yo; suficiente para dos  y razonable hasta para cuatro si se complementa de otros platillos.

Cada uno con bánh phở o noodles de arroz, algunos vegetales y el consomé. En la versión de camarón y carne de res ya estaban presentes en el bowl; el de chuleta de puerco  que tiene lo mismo excepto que las carnes (porque son dos de muy buen tamaño) llegan humeantes después de haber estado en la parrilla, marinadas en una salsa dulce muy agradable. Las he cortado e incorporado al caldo, quedó para no quedar nada.

20170501_151131

Pho de camarones

En un plato adicional te ofrecen albahaca fresca, chop suey crudo y limón partido (para quienes les encanta tropicalizar la comida oriental), te recomiendo que sólo le incorpores la albahaca, le da un frescor y perfume muy singular.

20170501_151215

Cada consomé o concentrado tenía su toque particular, quizá fuese la misma base de res o pollo, pero había en ellos ingredientes que los diferenciaron y los hicieron muy ad hoc a la proteína.

Lejos de ser sofisticado es un platillo muy elemental de la cocina vietnamita, sabroso, gratificante y como dicen por ahí “alimento para el alma”. Quedé convidado a volver.

A los lejos vi platillos prometedores, en una segunda vuelta compartiré el Pho y veremos qué más me llena el alma.

Te relato esta historia, mi historia, como consumidor eres tú quien tiene la última y muy respetable palabra.

Emiliano Castillo-Olachea©

Comida: El Pho está muy bueno

Precios: $$

Ambiente: Familiar, un clásico restaurante de comida oriental

Servicio: Muy bueno

Ubicación: Macroplaza del Mar, al sur de Ensenada.

Emiliano Castillo Olachea @chezemiliano

TE PUEDE INTERESAR:

Ruta del Vino en portada del “The New York Times”.

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
VíaEnogastroMarketing
Compartir

No hay comentarios

Dejar respuesta